Valquejigoso una apuesta a futuro


La revista Tribuna Termal en su sección "Guía para Sibaritas" dedica un artículo a Bodegas Valquejigoso:

"Apenas 50 km separan a este hermoso paraje de la capital madrileña. Una finca de mil hectáreas, coto de caza para la aristocracia europea, es adquirida en 1986 al Conde de Caralt por la familia Colomo, propietarios de los famosos restaurantes
madrileños Las Cuevas de Luis Candelas y la Posada de la Villa. A partir de 1992 la Dehesa de Valquejigoso, así denominada por su importante población de quejigos, se empieza a la abundante en el importante Proyecto vitivinícola que es en la actualidad.

Se eligen los suelos más idóneos para la plantación de las viñas, y poco a poco van conformándose el medio centenar de hectáreas plantadas con 9 variedades tintas: cabernet sauvignon, cabernet franc, merlot, petit verdat, syrah, tempranilla, garnacha, graciano y negral más otro par de hectáreas para las variedades blancas: sauvignon blanc, viognier, albillo real y moscatel de grano menudo.

Al frente del proyecto, técnicamente hablando, Aurelio García, un joven enólogo manchego, que dispone de los mejores mimbres para dar forma a unos vinos que tienen su impronta y su originalidad. Cuatro etiquetas completan su oferta, empezando
con un blanco que, tal como refleja su nombre, Mirlo Blanco, es una auténtica rareza, ya que variedades y zona no son todo lo compatibles que sería de desear. Aun así, el vino se defiende con frescura, tacto graso y amplitud en boca. Con los tintos ocurre algo parecido, pensar que en estas solaneras puedan crecer felices cabernets o petit verdots, es algo cuando menos chocante, pero el resultado es más que satisfactorio, con vinos con carácter, preservando la fruta, a pesar de sus largas crianzas, y con una gran estructura tánica bien domada en su estancia en roble. Todo esto aderezado con unos precios impensables para una zona y una bodega prácticamente desconocidas, pero si son capaces de soportar el mercado, chapeau por ellos."